Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2017

Una ridícula historia de amor en Navidad

Descubrí que un café se podía enfriar tan rápido como mis esperanzas. Solo tenía una enorme caja de chocolates para decirle que era la mujer de mi vida. Ya estábamos separados, pero era mi mejor amiga y además no tenía que terminar todo de un tirón. Siempre he sido de lento aprendizaje. La barista no pasaba de los treinta años y junto con las meseras me miraban con una cara de entre lástima, sueño y presión. Así que me adelante a pedir en lo que esperaba, el lugar estaba lleno, me había puesto hasta una corbata por primera vez, no paraba de mover las piernas y voltear hacia la entrada cada vez que escuchaba unos tacones por mera costumbre. Pero no ocurría algo, así que me puse a ver las noticias de Facebook e Instragram, lo mismo de siempre. Ya escuchaba las voces de mis amigos sugiriendo esas aplicaciones tontas para conocer gente o una lista de posibles candidatas operadas.

Decirme que ella era una pesada, que si también tenía problemas de la vista, que fulanita me mandaba saludos, …