Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

El diente (poema para niños)

Jugar a la casita con las manos hechas de tierra y agua esperar en el jardín al viajero del tiempo con los ojos cerrados  acurrucada en la sillita del pueblo para adornar el corazón  como todo gesticulador. 
Pues sucede que el diente flojo se empieza a caer  no ha parado de bailar entre los dedos, parece sujetarse antes de dar la última ida el hada de los dientes no ha dejado de cantar, en mi oído grita el adulto, en mi oído suspira el niño,  el diente flojo se despide sin parar de reír  pues sabe que el niño no lo necesitará para jugar pues un hueco lo acompañará.

Graffiti

He sido una hoja que se cayó de un árbol y se dejo llevar por el viento,
para ser arrastrada entre las olas y cubrirme de agua y enterrarme en tierra y soñarme hecha cenizas.
Y desaparecerme como si nunca hubiera llegado y por lo tanto sin necesidad de despedirme. Aquí es cuando me entero que esto es el mundo y la carne o la sangre o lo que se le parezca. Entonces, camino por los mismos lugares en los que transité siempre sola, pero ya sin nadie que me lo recuerde. Observo los letreros decorados de graffiti, adorable pienso, ¿derecho de expresión en anonimato? ¿gritos de auxilio? ¿dolor encendido? ¿diversión de adolescencia? Pero, mi mente puede divagar un poco más y quizás es la muestra más superficial de lo grotesco en medio de la belleza o el enfrentamiento del individuo dentro de una sociedad en la que no desea vivir. Quizás el ser humano enfrentándose así mismo en un diálogo para declararse la guerra ante la hipocresía.  Creando el concepto de belleza hecho polvo enfrente de las …

Continuará...

Mientras soñaba con un árbol, su espíritu se metió por la puerta de uno de los cuartos del Motel que solía frecuentar de niño. Sólo hasta que se paró frente a la cama, miró recostado a un cadáver en estado de putrefacción. En su estómago había una serie de olas que transitaban y golpeaban sin llegar a un punto, puesto que unos pantalones yacían en el piso junto con el olor de su madre.

Poesía

Los invito a leer mis poemas publicados en Círculo de poesía.

http://circulodepoesia.com/2014/10/foja-de-poesia-no-482-marcia-ramos/

Reflexión y sobre ENtijuanarte

Escribir es la unica forma que tengo de confesar que soy humana no he podido llorar durante días ni aunque haga un esfuerzo por hacerlo. Quizás no doy para más lagrimas vacías o rencores que no le pertenecen a nadie. Ni siquiera a mí. Mi adolescente ha venido a visitarme y se ha reído de todo, incluso de mi. No le importa caer en el juego de ser un cuerpo vacío a lado mío. Me ha dicho que la comida es superficial, que las cosas y los objetos son innecesarios, que mi pasado no me pertenece... Ni a nadie. Prácticamente me ha obligado a abandonar toda actitud o pose que vaya en mi contra o en contra de mis pensamientos o deseos sin importar que estos complascan o no a los demás porque ella lo ha dicho ya "nos hemos llorado lo suficiente". Y después de toda la turbulencia, de todo el enredo, hemos escupido las palabras a quien le corresponden, por eso ella se ha ido como si nada dejándome a su espera y a su regreso. Fui a varios eventos esta semana y me dedique a observar la inf…

Las bestias se retuercen al amanecer

Acaricio las velas prendidas de zafiro para envolver mis ojos en fervor, miro trastabillar la máquina residente de mi pecho membrana que despide el lecho de unos labios míos, no me tienta al tiempo ni sus pasatiempos de recuerdo.
Cuando las luces se prenden luciérnagas aparecen sobre los llanos los cerros de mi ciudad le llaman Jesucristo. Los pies descalzos la buscan sin cesar desde la primera soltura de los dientes hasta la saliva abandonada, igual que el día se va al atardecer del sol, a cubrir las primeras palabras pequeños pozos en la piel.
La ciudad se envuelve en bestias comprometidas con el despertar de las flores, el polen envuelve los caminos te llevan al centro, del corazón en llamas se pavonea por los ojos de las lechuzas aparecen en el camino, muestran sus pestañas a las arañas picaderos para los imposibles.
Al amanecer las bestias se retuercen a seguir los planetas sobrevivientes de los viejos una luna enaltece, la visión del universo caracol enrollado, a la ilusión de ser un…