Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

El asesino

Habia eliminado todas las pistas menos a su propia hija, quien en su inocencia descubrio a su padre. Al pedir permiso para hablar sobre los ecos de los muertos.

Parto desde la fantasía de ser un charco absorbido por el espejo. El espejo de Borges.



Saber

Esta tristeza enorme de saber,
conocer el tiempo fragmentado en un espacio gris,
solitario repleto de lluvia ardiente abrazada a un sol desgarrador,
saber y conocer no es lo mismo que una vida cortada en la resaca de varias bocas,
esta tristeza solo se puede compartir en las palabras, no todo es silencio, no todo es cordura,
y por supuesto, que no todo es bello, pero todo si esta embellecido, todo si esta decorado, alumbrado.


No es un día para tomarse de las manos y flotar en el ojo del otro,
es un respiro que nunca llega o que nunca termina,
es vivir como avispa un tiempo y creer que se puede resolver cualquier acertijo,
todo se trata de esta tristeza que es un laberinto oscuro donde se encierra la inocencia y la alegría,
es un laberinto que no tiene trabas, no hay un camino, no hay a donde llegar,
no hay a quien llegar,
solo sabes que algo te espera en el fondo,
los juegos y los pasos grandes ya no se llaman danza sino escalones fortuitos para la tortura del alma.
Esto…

Canción de Joaquín Sabina

Estaba adentro de un cajón buscando mis documentos personales, de pronto, encontré tus poemas y mis poemas, habían estado mucho tiempo escondidos. Los escondí de mí. Nuestros poemas me persiguieron y furiosos me obligaron a sentarme. Me sentí. Me senté y vi muchas cosas y no vi nada. Una noche que te fuiste y quede completamente sola, con el ruido de la ciudad y de las cosas y de los demonios, me puse a escribir, escribí un poema que era sobre y para ti, me la pase afuera en el desayunador escribiendo queriendo hacer música en la noche. No necesitaba a la luna ni las estrellas ya estaba acostumbrada a ellas. Y al día siguiente llegaste, hablaste, escuché, intenté escuchar, pero realmente no escuché nada porque estaba dormida todavía estaba dormida. Volví a escuchar porque estoy despierta, me dijiste algo que no recuerdo con exactitud pero decías- alguien que me hizo un poema merece todo. El poema estaba escondido, pero nunca supe como sabías y empecé a sospechar que esa noche te había…

Los oscuros

Con sus vergas incandescentes quieren pintar un mundo de colores,
regalar sus perturbadas voces a los oídos deseosos de palabras indecentes,
domar la voluntad con sus lenguas inundadas del vino más caro,
hacer de los coños un pozo profundo donde los besos son imposibles de llegar,
traspasar el alma con la penetración llamada felicidad,
llamada deseo,
llamada horizonte,
llamarada eterna que se queda atrapada en los suspiros.
Llegar,
volar,
llegar,
volar al lado más oscuro del corazón, ´
cuando se quiere derrumbar en las estructura de los pies sobre la tierra.

La luz fragmento del silencio,
párrafo de dios.
Oscuridad,
 telaraña construida por el hombre en palabras fáciles de digerir.

A la sombra de la banca

Quizás algún día huya y me vaya a un lugar menos terrible que la sombra.
Esta sombra que me persigue acompañada del tiempo,
enmarcando a la muerte cuando estoy dormida,
y si estoy despierta parece que estoy muerta.

Todos están ciegos,
nadie me ve andar,
descalza sobre las llamas del infierno,
que me persiguen sin cesar,
sobre mi carne,
y sobre la tierra.

Yo sigo siendo un pez que no aprendió a nadar,
y nunca creyó en la existencia de las hadas,
ni el escupitajo de los niños me ha afectado.

Los viajes no se venden en el ojo del enterrador,
ni en la desfiguración de mi cara,
y me rio,
me rio sin parar,
porque nadie entiende mi dialecto,
palabra inventada por los españoles para justificar su precocidad.
Yo también soy una gota de agua desperdiciada.

Soñé

Me la pase soñando que tenia la tierra entre las manos y en sus profundidades tus suspiros se evaporaron, inevitablemente apreté los ojos mientras el fuego me abrazaba, de pronto, todo era cenizas incluso yo y la tierra se quedo flotando. Cuando abrí los ojos tu estabas a mi lado, la tierra se quedo en silencio y yo me quede buscando mis ojos porque lo único que miraba era a ti.

Sobre ficción

La ficción es una realidad en alguna parte del universo.

Iba caminando y él estaba cantando, me detuve, se detuvo, entonces le dije no dejes de cantar, cantar es alegría y me dijo canto de dolor y de ardor, en ese caso le dije, quizás estaría bien que llamara a los bomberos, le dije,me retiro iré por los bomberos, me dijo no te das cuentas sigo cantando, le dije no te das cuenta los bomberos ya estuvieron aquí.

Era un hombre tan...

Era un hombre tan mujeriego que cuando la muerte llego por él, pensó que lo estaba invitando a salir.

Era un hombre tan sarcástico que se jactaba de su buena suerte.



Por cierto... muy ofensivo que la iglesia confunda ataques epilépticos con posesiones demoniacas.