Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Pudo ser

Usted tiene mirada de imán, de ángel caído, de luna llena.
Usted me parece conocido y yo le parezco conocida, pero no me llamo así
como usted lo pronuncia echando las letras afuera y el fuego por dentro.

Electrizando las imagenes, las fotos y la voz de aquella mujer a la que abandonó.
Usted cree que lo miento cuando le digo que yo no soy y le hierve la sangre y me quiere arrastrar a su lado

Yo le digo que fue la luz la que lo confundió, la de los semáforos, la de los carros, la de los ojos de todos, la de mis ojos, pero usted más reniega y se marcha envejecido.

Y la posibilidad de nuevo lo renueva, lo enloquece, lo altera, pero ya no hay nadie porque Mónica no existe, nunca existió, usted se la invento con el rostro de otras mujeres y el resultado final fui yo.

Para eso usted explota en miles de partículas que se quedan atrapadas en el: Pudo ser.

Los niños no van a la guerra

El cielo se empieza a nublar,
los niños cargan en lo alto las armas listos para la guerra.
Brincan en el lodo y se toman el abandono con la boca bien abierta y los ojos bien cerrados.
Ya les empieza a chispear el lodo y van cantando una canción de unión pare encontrarse por fin con la muerte andante.

las madres adoloridas gritan desde la consciencia adormecida y las manos temblando,
buscando a sus pequeños entre los dibujos, quizás un castillo los haya atrapado, pero luego recuerdan que fue el hombre cobarde, unas manos ensangrentadas les entregan los restos de lo que fue un niño.

Y el dolor palpita, se acumula y aumenta, las espinas crecen, se arremolinan entre sus piernas y pierden el sentido, pierden el tiempo, todo calla nada resplandece entre las almas oscuras.

Parece que hoy no ha parado de llover...