Aparición

-Todo comenzó con su desaparición.
- ¿De quién?


Fin



Estoy dialogando con el otro quien es yo mismo. En esta ruptura continua con el tiempo voy creando mi templo en tus ojos. Y te quiero con una calibre 20 en la mano apuntando mi cabeza para hacer literal lo que es evidente. Para hablarte de mi corazón que vuela entre tus labios cuando me respiras. Estoy enamorada incluso de tu no existencia aunque puedo sentir tu mano apretando la mía, puedo sentir el dolor que estuvo allí. No temas que también puedo hablar en el silencio y dialogar contigo como conmigo. Sí es la 1:30 de la madrugada y pienso en ti como si no hubiera tiempo suficiente.






Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Nuevo libro Diles que no nos vean

Otra copa por favor