La alarma

Anoche la alarma de la escuela despertó a todos los fantasmas de mi colonia. No podía dormir y abandoné mi cuerpo para deambular por el mundo, sin darme cuenta era uno de ellos. Al regresar encontré mi cuerpo podrido en una esquina de mi cuarto. La muerte se veía triste.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Nuevo libro Diles que no nos vean

Brevedades infinitas, una crítica por Mildred Meléndez