Aflicción

Que triste es la traición, me azota en la cara sin dejarme ningún rasguño, pero miles de reclamos en mi alma. El pelo a puños se me cae, la sangre golpea el resto de mi cuerpo y ¿Qué me queda? una risa fingida, un recuerdo agrio, un aliento salvaje; nada tengo nada me queda más que la conclusión de que un humano soy yo.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor

Nuevo libro Diles que no nos vean