Al ritmo del horror

La mujer se perdio en el mar cuando se encontro mezclada de tequila y ron. Sus ojos se desangraban al son de la saliva escurridiza de los monstruos desnudos.





Tenia mucho que decir, pero no podia hablar...... por eso se puso a escribir.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor

Nuevo libro Diles que no nos vean