Melancolía

Estoy triste, mi ciudad no es mía.
Mis amigos son invencibles, yo no.
Soy una manecilla descontrolada,
juego con monedas y converso con el espejo.
Y te encuentro al otro lado del mundo, hablando algo que yo nunca escucharé.
Dos cosas no pasan de la misma manera.
Estoy triste, las calles están tan distorsionadas.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor

Nuevo libro Diles que no nos vean