Nada

Esas manos son el templo de mis ojos,
en voz alta, te quiero, en voz alta.
El tiempo se hace añicos,
mis pasos son tuyos.
La luna antes me hechizaba,
lunatica ¿era, soy?
Los astros eran mi mayor atención,
hasta hace poco me di cuenta,
las estrellas estan en la tierra.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor

Nuevo libro Diles que no nos vean