En un lugar de aullidos

Por las tierras de Sexo un orgasmo salió por la ventana y todos los habitantes quedaron desmayados. Cuando por fin resurgieron sólo eran fantasmas en un cuarto de amantes.

La muerte se lleva a todos porque busca su piel y con tristeza descubre que estamos rotos, nos construyen recortes y figuras que nosotros creamos al vivir. Deslumbrados buscamos la propia clonación en los ojos del otro o en una rama que está bailando sola y en silencio. Esta tarde anuncia que el tiempo pasa y que ella también se secará.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Nuevo libro Diles que no nos vean

Brevedades infinitas, una crítica por Mildred Meléndez