Cucarachas

Se sienten las cucarachas derrumbadas en la calle como cristos en las iglesias.
En las mujeres que son como pozos cubiertos de musgo,
trampa para adolescentes que cargan las llaves de moteles sin puertas.
Hay una habitación en cada ojo,
un oráculo en cada mano como cobras detrás de los mostradores.
Hay cigarros que contienen la esencia de un instante en los labios como victimas en las cárcel.
Más yo no le temo al mundo,
mi sombra va tres pasos delante de mi.

Entradas populares de este blog

Nuevo libro Diles que no nos vean

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor