A mi nocturno

Mi nocturno
prodigioso hombre de maíz rumbo a la tierra, 
creces entre la agonía de ser carne de mis huesos
o silencio de mi boca.
Das pelea contra el futuro recuerdo, 
me derrumbas contra la cama vacía de tristeza. 
Pronuncias que esto dejará dolor 
cuando me vuelva niebla
sobre mis vocales de amor.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

“Vida arrabalera” entre lo real y la novela de forma autobiográfica

Sobre Brevedades infinitas