Semana santa

Desde el viacrucis de tus omóplatos sueño que soy una amapola para un fauno triste.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

“Vida arrabalera” entre lo real y la novela de forma autobiográfica

Sobre Brevedades infinitas