El sonido de las drogas.

Lavo mi ciudad con la prosa descuidada de las manos sucias,
puesto que he visto morir a los jóvenes dentro de sus ninfas,
se han puesto habitar juntos las galaxias.
Hablan con el polvo blanco,
meditan con su sabor crack que sale por sus polos,
despiertan con sus ojos pintados de morfina
a lado de su monstruo universo.

El amor se inyecta heroina:
Sus pies bailando en el Estrella a las dos de la mañana,
abrazando la jeringa en plena avenida,
pidiendo limosna por el centro,
cantando mientras limpia los carros.
Mis besos ingiriendo sus labios ,
Mis antebrazos respirando su pecho,
Mi mente enterrando su cuerpo muy dentro de mí.

Like a Jesus

Para ser un hombre te has atravesado con LSD
en el santo dia has dicho que dejarás de ser un héroe
has hecho a un lado a tu apóstol el alcohol y a tu Santa Morfina,
atraviesas las calles del Centro con las esposas puestas
una corona de insultas te llega,
¿Ellos qué saben de las noches que pasaste pidiendo jeringas?
¿De la morrita que amabas y se hizo polvo cuando te abandonó?
Puesto que has sacrificado a los niños de las escuelas
estas listo para las infecciones que deja la cárcel adentro del corazón.


Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

“Vida arrabalera” entre lo real y la novela de forma autobiográfica

Sobre Brevedades infinitas