Vida

Una simple idea origina una nueva mentira,
en algún lugar los héroes esconden sus excusas.
Las posibilidades no existen y, por más que lo intenten los cobardes siempre pierden.
La mente divaga, se enciende, se recrea la pupila.
Los arboles danzan como farolitos de colores,
el mar es escaso, se ha perdido desde que el brillo se ha confundido con el oro.
El tiempo está en retroceso, hierve al olor de la sangre,
se impone en los sentidos, en el parpadeo, en la comezón de los años.
De pronto la historia se borra,
el hombre se extingue dejando una huella imborrable en sus zapatos.
La vida vuelve con el resurgimiento del pensamiento,
y la coherencia, el sentimiento de lo correcto hundidos,
al otro lado inalcanzable, que nadie puede ver.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor

Nuevo libro Diles que no nos vean