XY

Escribes música para mis oidos,
encantador de serpientes.
Tus manos efemerides de mis caricias imaginarias.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor

Nuevo libro Diles que no nos vean