Vivir en la metafísica



Sigo experimentando con los ojos rotos,

al ente que se ha quedado a vivir en mi,

reside atravesando mi piel de pómez,

mordiendo las naves flotantes del cielo inventado,

en el centro del universo me cubre de las flamas del viento,

el alimento sagrado.

Mi cuerpo astral abandona la experiencia vivencial,

Atravesando túneles de sándalo,

Se transforma en vacio,

Muerte de un instante,

Muerte sin fin,

Muerte de la memoria.

Sabor de la sangre que llueve en el cielo negro,

a los bañistas salvajes.

Entradas populares de este blog

Nuevo libro Diles que no nos vean

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor