Erótica


Ella estaba abierta como un compás,  la puerta que se atoró cuando se fue de su casa, una herida sangrante, una muñeca inflable. Ella, llave de las anginas que piden suero de anestesia descubrió su sexo. Tú solo eras parte del encuentro erótico. 

 
 Quiero hacer de tu boca una novela.



Tocó mi espalda y en mi mente hice una minificción con final feliz.

 


 

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Otra copa por favor

Nuevo libro Diles que no nos vean