El eterno infierno o la hierba teñida de hostia

Voy hacer un libro esta noche
va arder en los labios cuando sea pronunciado,
va quemar las entrañas de los hombres
inundará sus camas de lepra
y confundirán el amor con perdición.
Andarán ciegos como sordomudos.
les quitaré su costilla a todos y en su lugar les entregaré la cal de su mejilla.
Voy hacer la verdad y en su honor borraré la misma.
Le atinaré al cielo  con sus nombres que serán exterminados.
Les daré el Apocalipsis y los invocaré con su piel extraviada.
Quedaran atrapados en una página.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Nuevo libro Diles que no nos vean

Brevedades infinitas, una crítica por Mildred Meléndez