Otra copa por favor

Una enredadera crece en sus ojos cuando cierran las puertas de aquel bar, allí perdió las raíces que la unían con el mundo. Pide otra copa que contenga la mitad del veneno y le dé una razón para no ser una planta mojada por todos. Sin embargo, las palabras llegan como fertilizantes en una voz seductora y no le queda más remedio, se aferra a la tierra.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

“Vida arrabalera” entre lo real y la novela de forma autobiográfica

Sobre Brevedades infinitas