Vivir muerto de ti

Vivir muerto de ti
con la angustia en los ojos
como cuando soñamos esos ríos y quedaron ausentes
las montañas se pintaron de cicatrices
que crecieron en cada sol

Vivir muerto de ti
a la sombra de una luna en el cielo
cuando las camas siguen vacías
a pesar de los cuerpos unidos
las paredes son testigos de todo hueco en el corazón
y tus labios perezosos muerden mi entraña
como si supieran que nunca estarán
y se revelarán contra un nuevo día

Vivir muerto de ti
es husmear entre la gente
las caricias que no se dicen
y pensar en silencio: cuándo estaré muerto por vivir sin ti.

Entradas populares de este blog

Una ridícula historia de amor en Navidad

Nuevo libro Diles que no nos vean

Brevedades infinitas, una crítica por Mildred Meléndez